18/03/2013

Acuerdo entre Argentina y España para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio

El pasado 11 de marzo, Ricardo Etchegaray, titular de la AFIP y Román Oyarzún, embajador del Reino de España firmaron un acuerdo que intenta evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta y el patrimonio (en adelante, el “Convenio”).

Este Convenio viene a sustituir aquél firmado por ambos países el 21 de julio de 1992, que había sido denunciado por Argentina de manera unilateral el 29 de junio de 2012, y que dejó de tener efectos desde el 1º de enero de 2013. El convenio anterior fue sustituido a los fines de evitar los abusos que se venían perpetuando sobre las sociedades vehículo españolas.

El nuevo Convenio sigue el modelo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) de convenios para evitar la doble imposición. El Convenio facilita la cooperación entre las autoridades fiscales de ambos países, potenciando el intercambio de información tributaria. Se establece expresamente que el intercambio de información no solo abarca a los contribuyentes involucrados en la cuestión de la doble imposición, sino a todos los ciudadanos de ambos países.

Etchegaray sostuvo que “el convenio evitará distorsiones en la aplicación de impuestos a nivel internacional.” Por su parte, Marchesi afirmó “la firma es una muy buena noticia para las relaciones entre España y la Argentina y estoy seguro de que va a provocar un impacto muy favorable en nuestros empresarios, ya que pueden estar satisfechos porque tienen un claro horizonte de previsibilidad fiscal por delante.”

Las partes también firmaron un memorándum de entendimiento en el que se incluyen cláusulas de limitación de beneficios a los fines de evitar el uso abusivo del Convenio.

En relación a la entrada en vigor de la norma, la aplicación de la misma será retroactiva al 1º de enero de 2013, para evitar que exista un lapso tiempo en la que haya una ausencia de un convenio, que representaría un desincentivo a la inversión española.